domingo, 9 de noviembre de 2008

Kroke en Ceutí

Recibí hace unos días desde Nájera la invitación de un familiar para asistir al concierto que Kroke daba en mi tierra. ¿Kroke?

Busqué en la youtubedia y por mucho que leía sobre la música klezmer o veía sus vídeos no logré formarme una opinión fiable. Eran judíos polacos, hacían música klezmer y sonaban muy raro. Inclasificables.

Con mucha expectación y algunas reservas asistí al concierto en el Auditorio Municipal de Ceutí (Murcia) el 7 de noviembre

Después de oir el primer tema, quedé listo para iniciar el "Séptimo viaje (espacio-temporal)"



Sin ser música descriptiva era inevitable que surgieran al escucharla imágenes de todo tipo. En cosa de segundos, tal vez minutos, te trasladabas de un café vienés, a los Cárpatos búlgaros, de aquí a un tugurio de jazz, a una boda judía, a un muelle europeo donde un barco se hacía a la mar rumbo a New York cargado de emigrantes. Lo que empezaba como el latido de un corazón terminaba como el traqueteo trepidante de un tren surcando la niebla. Música sugerente y sugestiva. Detrás de la inmensa alegría de vivir, se oía la melancolía de una acordeón callejera. Otra veces sucedía al contrario: varios instrumentos venían en auxilio de la languidez desconsolada de uno y lo arrastraban hasta un entusiasmo sin límites. El humor tampoco faltaba y los músicos se gastaban bromas, musicales claro. No faltó la voz ni el silbido. El mestizaje fue absoluto y era difícil saber qué era original, moderno, puro experimento y qué venía de una o de una infinidad de tradiciones. Oímos esquilas de bueyes, sonido del agua fluyendo la piedra, tormentas, etc. un paisaje donde se sucedían retazos de la historia europea, imágenes superpuestas que se fundían una en otras. En varias ocasiones tuve que cerrar los ojos y dejarme llevar por el subidón.

Resumiendo música primitiva elaboradísima, alegría profundamente nostálgica, paisajes verdes inundados por la niebla, ritmo trepidante, vitalísimo para sobreponerse a la desolación y la muerte.

Así lo viví.

Todavía tocado por el arte de Kroke he vulto a oir su música en youtube y buscando información soble la músca klezmer.

Todo un hallazgo.

Gracias Julio.

3 comentarios:

Clares dijo...

Pues tu texto es precioso, la verdad, y me gustaría que más gente lo pudiera leer. Algunos fallicos he visto, tendrás que revisar el texto de nuevo, pero son cosas sin importancia. Tanto que yo escribo y no he sido capaz de transmitir todo eso que tú describes tan bien. Porfa, Fernan...

Wilma dijo...

Si me llegas a preguntar a mí te quito las dudas en un pis-pas.
Vi a Kroke en Pirineos Sur hace un par de años, en el pantano de Lanuza. No se me olvidará
http://www.musicasdelmundo.org/article.php/20050724180941287

oyes, darling, y qué callada te tenías la cosa esta... ¡te he pillao! ;))
Voy a leerte un rato. Muacs!

mobesse dijo...

Muchas gracias, Wilma.

Es que soy muy tímido. En realidad el blog me escribe a mí. Es un poco tirano, pero ya sabes tú que soy de los que se hacen de rogar. Me da una cosa...

Bessos