sábado, 7 de marzo de 2009

Krishnamurti en Internet

Hace muchos años, rebuscando entre los anaqueles de una conocida librería de Murcia, reparé en una especie de catecismo oriental titulado A los pies del maestro y escrito por un tal J. Krishnamurti. Me pareció, después de hojearlo, una especie de "Camino" en versión hindú, así que lo dejé donde estaba con cierta aprensión; siempre he desconfiado de todo lo que huele a gurú.

Algún tiempo después leí no sé donde que un tal Krishnamurti había dejado plantada a no recuerdo qué Sociedad Teosófica, presidida por la espiritualista (para mí maga y oscurantista) Helena P. Blavasky que lo había descubierto como un nuevo avatar y que se había encargado de su educación para que convertirlo en el nuevo Lider Espiritual de la Humanidad, o algo así. Al parecer, el muchacho, Jiddu, escribió aquella obrilla religiosa para contentarlos y luego los mandó a tomar viento, diciendo que la religión era una engañifa. Así era como interpretaba yo y resumía burdamente toda la historia que me había llegado de oídas. El caso es que me fui derecho a la conocida librería de Murcia y me hice con los dos primeros títulos de Jiddu Krishnamurti que Edhasa había empezado a publicar. Así descubrí a Krishnamurti.
Desde el primer momento me fascinó su método, parecido al socrático, con el que iba desmontándote todo el universo mental hasta dejartete, sin defensas frente a ti mismo. Sus disertaciones y conferencias, a veces con intervención del público, eran verdaderas sesiones de Iluminación inducida, aunque a mí nunca se me llegó a encender la bombilla. Todas las lecturas eran intentos desesperados de llegar a ese punto de atención completa, que K. proponía, para alcanzar a ver las cosas como realmente son. Buscaba, quería llegar a !la Comprensión Total¡

Sin embargo, cada nuevo libro suponía un nuevo fracaso y la vuelta al principio. A pesar de todo no me desalentaba y, en cuanto aparecía un nuevo título, volvía a la carga.
Tardé bastante tiempo en darme cuenta de que aquella férrea determinación mía por comprender las palabras del maestro estaba diametralmente en contra de con lo que decían esas mismas palabras.
Así que siguiendo la enseñanza de Khrishnamurti dejé de seguir la enseñanza de Krishnamurti.

Encontré, entonces, Krishnamurti: Los años de Plenitud, la segunda parte su biografía, escrita por su amiga y colaboradora Mary Lutyens. Fue mi metadona particular para desengancharme de una relación intensa que había terminado en un rotundo fracaso. Además me proporcionó la justificación perfecta a mi absoluta incapacidad de llegar al fondo de su mensaje; K era un ser excepcional, distinto, desde su infancia, al resto de los mortales entre los que me hallo. Descubrió el truco del trampantojo de la vida a la primera, mientras que nosotros, cuanto más miramos, menos vemos. Abandoné. Ni siquiera me preocupé de buscar la primera parte de la biografía de M. Lutyens.

Ha pasado mucho tiempo desde que terminé de leer K, Los años de plenitud y lo guardé cuidadosamente entre los demás libros de mi biblioteca, sección: grandes biografías. Ahora me encuentro en La melancolía de un ladrillo una entrada dedicada a Krishnamurti. Descubro además que en la Red están prácticamente todas las grabaciones que se hicieron de sus conferencias y conversaciones con destacadas personalidades de la ciencia y la psicología. Suena de otra manera, menos místico, menos misterioso que antes, pero mucho más profundo y natural.

Como ya habréis visto los vídeos que hay colgados en La melancolía, os dejo aquí el primer capítulo de su biografía y los enlaces de los restantes (9 en total)



Biografía 2

Biografía 3

Biografía 4

Biografía 5

Biografía 6
Biografía 7

Biografía 8

Biografía 9

7 comentarios:

Javier de la Ribiera dijo...

Hola, leí tu comentario en la entrada de Krishnamurti y me hizo pensar, yo tb veo el camino de krishnamurti desde una óptica de perfección inalcanzable, inabordable y por ende a veces frustrante, pero cojo lo q puedo y lo q me sirve, ahora viendo este docu sobre su biografía entiendo mejor quien es en realidad krishnamurti, la persona detrás del semidios y como tuvo que cargar con el peso de salvador de la humanidad de una manera impuesta y un tanto circense, conocía a Blavatsky pero no sabía de su relación con Krishnamurti,linkearé el docu, gracias, un saludo

Sancho dijo...

Me encanta lo que dices, ya sabes. Cuando leí "Contra la violencia" me dejó un poco turulato durante un tiempo y un poco jodido de lo profundamente "engañados" y "distraidos" que vivimos, también un poco más solo. Luego leí "Libérese del pasado" y me di cuenta de que por leerlo más no iba a entender mejor. Ya se me ha pasado el susto pero algo ha cambiado... como siempre, un poco solo y turulato.

mobesse dijo...

Ya ves, Javier, algunos amigos me decían, cuando empecé a leer a K. que les parecía muy materialista, que no tenía espiritualidad. Quizá por eso me gustaba más. Y ahora pienso que quizá buscamos en él algo maravilloso, como de otra dimensión y, quizá tenga más que ver con lo que nos dicen personas como García Calvo (Contra el Tiempo) o el último lacaniano de moda, Zizek.

Al menos, Sancho, mientras lo lees, vas aprendiendo sus movimientos mentales, su tai-chi.

el brazo de cervantes dijo...

pues te confieso que no he visto los cortos que pones ahí pero me metí en youtube y vi una lección de 8 minutos y me encantó su concepción de los problemas , yo que dada la tradicioón melodramática de la casa tiendo a verlo todo como un problema , oye , me hizo descansar la mente , ¡a ver si me engancho ahora a este personaje...!
voy a tener que verlos despacio.
Me gusta esta entrada mucho
Hala, uno más para leer!
ayyyyy

Guia Blog dijo...

hola, queria invitarte a que agregues tu blog a guiablog.net
es un directorio de webs y nos gustaría que estuvieras.
saludos

Diego

María Adoración García López dijo...

http://www.percepcionunitaria.org/

María Adoración García López dijo...

http://www.percepcionunitaria.org/